hipoteca y prestamo personal

Préstamo personal o hipoteca

La compra de una vivienda supone un sacrificio muy alto y, de manera general, es un préstamo hipotecario el que se solicita para abordar esta adquisición. Sin embargo, puede qué préstamo personal sea la opción más recomendable para afrontar esta compra. Hoy vamos a tratar la diferencia entre un préstamo personal y una hipoteca y qué es más conveniente en cada caso.

Préstamo personal o hipoteca, ¿cuál es la mejor opción?

Depende de cada caso, de la situación personal y de capital del cual dispongamos ahorrado. De manera general, un préstamo hipotecario se utiliza de manera exclusiva para la compra o adquisición de un mueble, mientras que un préstamo personal puede aplicarse a cualquier objetivo que tengamos, desde financiar unos estudios, un viaje, reformas en el hogar o, por qué no, comprar una vivienda. Una hipoteca necesita de una serie de requisitos para que sea concedida, ya que es imprescindible poder demostrar unos ingresos fijos, tener un capital importante ahorrado, los bancos no financian al 100%, y, en definitiva, es un producto que no se concede con tanta facilidad como un préstamo personal.

También te puede interesar:

El préstamo personal para comprar una casa

Comprar una casa con un préstamo personal tampoco es una idea descabellada, sin embargo, los importes de un préstamo personal no suelen ser tan altos como los que proporciona una hipoteca.

Comprar una casa gracias a un préstamo personal es posible siempre y cuando el valor del inmueble no sea muy elevado, o bien tengamos el capital suficiente para pagar gran parte de ese inmueble y terminar de pagar el resto con la hipoteca. Cabe recordar que los requisitos de concesión de una hipoteca son bastante duros.

¿Se puede pedir un préstamo personal y una hipoteca?

La respuesta a si se puede pedir un préstamo personal y una hipoteca a la vez sí, siempre y cuando tu solvencia sea capaz de afrontar el pago de ambas cuotas.

Si los importes solicitados entran dentro del perfil de riesgo de la entidad bancaria, no debe haber ningún tipo de problema para que se conceda. Pero, en todo caso, es posible que el banco proporcione la hipoteca y no el préstamo personal o viceversa.

La entidad necesita garantías suficientes para saber que no se van a producir impagos y que el cliente va a abonar las cuotas de ambos préstamos de manera puntual. La consulta en la CIRBE es el paso previo con el que el banco determinará si ese cliente ya posee un alto nivel de deuda o, por el contrario, puede pagar sin inconvenientes.

¿Se puede pedir un préstamo personal para completar la hipoteca?

La respuesta a la pregunta de si se puede pedir un préstamo personal para completar la hipoteca, viene determinada por lo que hemos visto en el apartado anterior. Sí cuando la entidad bancaria financiera dé el visto bueno.

Si necesitas adquirir un inmueble y no cuentas con el capital suficiente ahorrado ni con la hipoteca, la opción del préstamo personal puede ser la mejor. Ahora bien, el banco puede entender que se trata de una operación de riesgo y delegarte el préstamo personal.

¿Cuándo es posible pedir una hipoteca?

Para que una entidad bancaria o financiera conceda una hipoteca han de cumplirse los siguientes requisitos.

  • Tener unos ingresos fijos.
  • Contar con un capital ahorrado, ya que prácticamente ningún banco concede hipotecas al 100% del valor de la vivienda. Cuanto mayor sea el capital, mayores posibilidades de que el banco nos dé el visto bueno, estimándose en el 30 % como una cantidad óptima.
  • No cumplir 70 años en el periodo de finalización de la hipoteca. Cuanto más joven eres, mejor para ti.
  • Contar con un buen historial crediticio, y en algunos casos, poder aportar un aval.

¿Cuándo es posible pedir un préstamo personal?

Los requisitos para pedir un préstamo personal no son tan estrictos como los de una hipoteca. La mayor parte de los bancos proporcionan un préstamo personal o una línea de crédito si cumples algunas condiciones como tener domiciliada la nómina O ser cliente de la entidad desde hace algún tiempo.

Si el importe que el banco nos ha preaprobado de manera automática no es suficiente, debemos presentar al banco estos requisitos.

  • Demostrar ingresos fijos.
  • No contar con demasiadas deudas y estar en posesión de un buen historial de crédito.
  • Por supuesto, no figurar en ningún archivo de morosos. 

Como puedes apreciar, los requisitos no son tan duros como los de una hipoteca, pero si el importe del préstamo personal es elevado, probablemente necesites un aval que sirva como garantía en caso de impago. Puede ser un inmueble, o que una persona actúe como avalista.

¿Qué opción me conviene más, préstamo o hipoteca?

Es algo que depende de factores muy diversos. Si el banco ha dicho que no a la hipoteca, podemos probar con un préstamo personal de una cantidad similar, pero puede que el resultado sea el mismo.

En este punto, lo mejor es replantearse que la opción de adquirir una vivienda… Puede que esté, en este momento, lejos de nuestras posibilidades.

Comenzar a ahorrar, liberarse de deuda y presentar un buen historial son las mejores cartas de presentación para que el banco pueda cambiar su actitud.Si el inmueble que deseamos adquirir no tiene un coste elevado, quizás el préstamo personal sea una opción muy a tener en cuenta. Esto es debido a qué los requisitos para que ese préstamo se ha concedido son mucho menores.

¿Cuáles son los factores determinantes?

Podemos resumirlos sencillamente de esta manera, has de elegir la opción que suponga menos inconvenientes para ti. Mete en una balanza el factor tiempo, los costes y la facilidad de su concesión. Tal y como hemos comentado, el préstamo personal siempre es más fácil de conseguir y requiere menos trámite que una hipoteca, pero se trata, sin lugar a duda, de un producto más caro que el préstamo hipotecario. 

¿Qué conviene más para comprar una casa?

Obviamente, la opción más recomendable para comprar una casa es la del préstamo hipotecario. El precio que pagaremos finalmente será bastante menor que si afrontamos la compra con un préstamo personal.

Por ejemplo, las hipotecas a interés fijo suelen resultar más económicas que las de intereses variables, ya que actualmente el Euríbor se encuentra en terreno positivo, y, en cualquier caso, será más barato que pagar la vivienda con un préstamo personal.

Ventajas de la hipoteca

Quizás las ventajas de la hipoteca tengan que ver con el precio final que se paga, así como la amplia oferta que las entidades bancarias y financieras están ofreciendo. En nuestro país, las hipotecas a tipo fijo son las mayoritarias, y son el principal recurso a la hora de plantearse la compra de un inmueble. El coste final del préstamo hipotecario es menos siempre que el de un préstamo personal.

Ventajas del préstamo personal 

Las ventajas de un préstamo personal para comprar un inmueble tienen que ver con la facilidad de su concesión, no necesitaremos requisitos tan altos ni tener porque contratar un seguro de vida, algo muy habitual que nos solicita la entidad bancaria para continuar con el proceso. Solicitar un préstamo personal es algo que puedes dejar resuelto en un plazo de tiempo más breve que una hipoteca.

Consejos antes de pedir una hipoteca 

Pedir una hipoteca al banco siempre es un proceso que ha de abordarse con mucha cautela y calma, ten en cuenta que es un producto muy a largo plazo. Por tanto, toma nota de estos consejos antes de pedir una hipoteca, porque a repetirse posteriormente puede resultar algo más costoso. 

  • No vayas a solicitar una hipoteca sin tener nada ahorrado, automáticamente serás descartado por muy buen historial crediticio que tengas. El banco necesita algo más que tu buen hacer para prestarte el dinero de una hipoteca.
  • Antes de pedir un préstamo hipotecario debes hacer un exhaustivo trabajo de comparación de todas las ofertas que hay en el mercado.
  • La mejor opción siempre es consultar en el banco en el cual tengamos domiciliada la nómina, probablemente tengamos mejores condiciones que en otros.
  • En todo caso, esto no debe de servir de inconveniente para que, si encontramos una entidad que nos facilite la hipoteca que necesitemos, podamos contratarla con ellos.
  • Si una vez que has pedido la hipoteca y ya te encuentras pagando y descubres que hay otro producto hipotecario que se adecúa mejor a tus intereses, siempre tienes la opción de subrogar la hipoteca, es decir, llevártela a otro banco con mejores condiciones.
  • Solamente se trata de echar números, ya que las cuentas pueden cuadrar y terminar ahorrando bastante dinero al final de todo el proceso.

El dilema entre préstamo personal o hipoteca puede dilucidarse tomando el tiempo necesario para que la elección sea siempre la correcta. Afortunadamente, la amplia oferta en ambos sentidos de las entidades bancarias y financieras pone al consumidor ante un escaparate enorme en el que poder elegir.

Ir arriba