préstamos para cancelar deuda de tarjetas

Préstamos para cancelar deuda de tarjetas ¿Cuál es la mejor opción?

Los préstamos para cancelar deuda de tarjetas son una opción cuando estás ahogado por los gastos. Las compras del día a día, el colegio de tus hijos, imprevistos; y muchas otras circunstancias te pueden llegar a endeudar. La reunificación de deudas es una de las maneras de afrontarlas, pero ¿cómo cancelar una derivada del uso de una tarjeta de crédito?

¿Cómo afrontar las deudas en una tarjeta?

A la hora de enfrentarte al pago de las deudas de tu tarjeta de crédito puedes solicitar diversos préstamos. Sin embargo, algunas instituciones bancarias no aceptan la reunificación de deudas para afrontar estas situaciones. Esto es debido a que un préstamo de estas circunstancias no tiene ningún activo de garantía. Pero sí otras deudas asociadas.

Así, muchos bancos no aceptan el riesgo que conlleva este tipo de productos. Los que sí los aceptan suelen poner intereses más altos de lo normal para compensar. Además, te pedirán un activo, como tu casa o coche, para poder financiarte el nuevo préstamo.

También te puede interesar:

Préstamos para cancelar deuda de tarjetas

Pese a que puede ser difícil, la posibilidad de conseguir préstamos para cancelar estas deudas existe. Para empezar, en caso de que sean muchas, puedes optar por su reunificación, lo cual te concede la ventaja de tener solo un acreedor. No obstante, el plazo de reembolso aumentará como consecuencia de la unificación de todas las deudas en una sola.

Otra opción es refinanciar los adeudos uno por uno para conseguir mejores condiciones. Esto es más sencillo de realizar si solo tienes un acreedor. Pero puedes optar por negociar los gastos mayores y tratar de buscar un equilibrio que te beneficie. Negociar una reducción de las cuotas, alargar el periodo de reembolso o una carencia durante un tiempo pueden ser las soluciones que buscas.

Por otra parte, está la de recurrir a un préstamo único para cubrir todas las deudas. Así, se podrían eliminar todas las deudas a la vez, pero se contraería una nueva deuda. En este caso se tendría que calcular la cuantía que ya se debe, además de buscar la opción que más se ajuste a lo que se puede pagar.

No obstante, hay que fijarse en otros detalles, como es el caso de los intereses, ya que se podría llegar a pagar más. Además, si estás en una situación complicada, no dudes en acudir a un asesoramiento profesional para encontrar la mejor solución.

En definitiva, los préstamos para cancelar deuda de tarjetas son una opción a tener en cuenta. Es importante analizar todas las opciones y fijarse en los riesgos financieros que se puedan tener. En Préstamos Ideales podrás comparar diferentes financieras que se adapten al monto total de todas tus deudas. Recuerda evaluar siempre los porcentajes de intereses, ya que pueden estar a tu favor o por el contrario en tu contra.

2 comentarios en “Préstamos para cancelar deuda de tarjetas ¿Cuál es la mejor opción?”

  1. Carlos alexis martin

    Tengo una deuda en mi tarjeta de crédito de 3000€ es para pagarla en 3 meses, la cuota del primero de enero es 874 como hago si me va a consumir la mayor parte de mi nómina para cubrir mis gastos. Si me pueden ayudar con algún consejo se lo agradecería!!

    1. Préstamos Ideales

      Hola Carlos, en primer lugar hay algo que no cuadra del todo. Si tienes una deuda de 3000 € y la vas a pagar en tres meses, las cuotas deberían de ser de un importe mayor al que indicas (capital + intereses), a no ser que esa primera cuota sea de menor cantidad de forma expresa. Por ejemplo, si el préstamo es de 3.000 € y el interés es del 10%, a pagar en mensualmente serían 1.100 €.

      En todo caso, lo que no debes hacer es quedarte sin ingresos durante ese mes, así que lo mejor y más indicado es renegociar el número de cuotas de tal manera que puedas tener tus gastos cubiertos. Es cierto que pagarás más intereses, pero lo que no puedes hacer es quedarte sin dinero de un mes para vivir.

      Renegocia con la entidad emisora de tu tarjeta de crédito o tu entidad bancaria, que suelen ser muy receptivos en estos casos. Con este tipo de deudas lo que se pretende es que se cobren, aunque tarde más en hacerse, no que el cliente se desentiende del tema, aunque no sea tu caso. Siempre existe la posibilidad de pedir el dinero que debes a un familiar o amigo, y negocias con él el número de pagos que vas a hacer en un contrato simple.

      De esta forma, estarás ahorrando intereses, pero debes ser estricto en el cumplimiento de tus cuotas para no dejar a esa persona con un dinero pendiente ni que se quede sin cobrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba