Prestamos deducibles

¿Son los préstamos deducibles?

Son muchas las personas que no saben cómo funcionan los préstamos en la contabilidad. Incluso hay quien todavía no ha encontrado respuesta a la pregunta «¿son los préstamos deducibles?». Por ello, en este artículo se va a tratar de dar respuesta a esta cuestión.

Prestamos como gastos deducibles

Si alguien tiene productos financieros y se aproxima la campaña de la declaración de la renta, es interesante saber qué gastos va a poder deducirse para pagar lo mínimo posible en el IRPF.

Habitualmente no es posible desgravar los gastos de un préstamo, ya que es un producto financiero que no aumenta el capital ni es un ingreso de cara a la renta. Por lo tanto, no se tiene la obligación de declararlo. Sin embargo, existen algunas excepciones en las que será posible que se deduzcan tanto los intereses como los gastos de comisión. En caso de que ese dinero se utilice para un fin recogido en el marco legislativo como los siguientes:

– Un préstamo dedicado a mejorar el capital inmobiliario, como las reparaciones de la vivienda habitual.

También te puede interesar:

– Un préstamo contraído para la adquisición de una vivienda habitual en forma de hipoteca. (Aunque no es deducible si se ha adquirido después del 1 de enero de 2013).

En términos generales, se podrán desgravar en la declaración de la renta los préstamos hipotecarios o cualquier préstamo destinado a realizar reformas. El importe máximo a deducir es de 9040 euros y será necesario cumplimentar las casillas 502 y 501 con las cantidades a deducir.

Por lo tanto, tal y como se puede apreciar, solo será posible desgravarse un préstamo asociado a una vivienda habitual. Siempre teniendo en cuenta las anteriores circunstancias y sabiendo que para una segunda residencia no es posible desgravarse ningún tipo de importe.

Evitar las sorpresas con prestamos deducibles

Si no se quieren tener sorpresas, es necesario tener en cuenta que los intereses de los préstamos personales no son deducibles en la declaración de la renta. No obstante, es recomendable revisar la legislación vigente en el momento en el que se necesite. Ya que se actualiza con relativa frecuencia. En caso de duda, lo mejor es acudir a un asesor legal o a una oficina de la Agencia Tributaria.

Si a la hora de realizar la declaración sale a pagar, siempre se podrá optar por varias opciones:

– Fraccionar el pago en varias cuotas.

– Solicitar un crédito para poder hacer frente al pago sin que se descuadren las cuentas de ese mes.

Entonces, ¿son los préstamos deducibles? Para contestar a esta pregunta hay que tener en consideración que los préstamos personales no se van a desgravar. En caso de solicitar un préstamo hipotecario, hay que cumplir una serie de requisitos; entre ellos que la vivienda sea la habitual y no una segunda o tercera residencia. ¿Buscas financiación? En Préstamos Ideales puedes comparar las mejores ofertas de financiación online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba