financiar una compra

¿Financiar o pagar al contado? Todo lo que debes saber

Comprar a plazos es un proceso de lo más habitual y que es utilizado de forma recurrente. Siempre es una buena medida a la hora de adquirir algún bien del cual no podamos afrontar el pago de un solo golpe. La compra de un vehículo es el ejemplo más común. Sin embargo, financiar una compra no tiene porque ser algo negativo ni doloroso para el bolsillo. Cada una de las fórmulas tiene sus ventajas, solo se trata de ser elegir cuál nos interesa más.

Ventajas de financiar una compra vs contado

Hoy en día es posible financiar cualquier producto en cómodos plazos. Incluso aquellos que tienen un coste reducido. Se trata de una práctica habitual de las entidades bancarias y comercios para con sus clientes; ya que las finanzas pueden necesitar un respiro en ciertos momentos. Pero financiar una compra es siempre una buena opción. Ya que cuenta con unas ventajas asociadas que no debemos perder de vista.

  • Podemos disfrutar una economía más desahogada. Debido que los plazos permiten fraccionar las compras.
  • Es muy adecuada en momentos de apuro económico. Por ejemplo, cuando nos surge un imprevisto como la rotura de un electrodoméstico.
  • Se trata de una forma de planificar nuestro dinero. Sabiendo qué cantidad vamos a destinar a esa compra y durante cuánto tiempo.
  • Es la mejor manera de no perder el nivel de consumo. Sobre todo en aquellas personas que no tienen una economía tan próspera.
  • Crea un historial crediticio positivo siempre y cuando se cumplan los plazos. Con ello, es posible acceder a unas opciones de financiación preferentes en un futuro u ofertas personalizadas.
  • En algunas ocasiones, la financiación solo tiene una pequeña comisión de apertura y posteriormente no devenga intereses.
  • Siempre tienes la opción de eliminar tu deuda restante si lo deseas y dispones de liquidez.

Comprar a plazos, una opción inteligente

Como se puede apreciar, financiar una compra se ha ido desprendiendo de ese halo negativo que tenía con respecto a pagar al contado. Si bien hacerlo de esta segunda manera es siempre un alivio; financiar es una buena manera de mantener la economía doméstica. El pago al contado es la opción más indicada siempre y cuando el desembolso económico de hacerlo no suponga una merma en la economía inmediata o futura. Por ejemplo, si pagas un coche al contado empleando la totalidad de tus ahorros, has de tener presente que te estás deshaciendo de un colchón económico que puede serte útil.

Las entidades bancarias y prestamistas tienen opciones personalizadas para realizar tus compras con una financiación interesante. Además, periódicamente suelen lanzar todo tipo de ofertas que pueden venir muy bien, como un interés inexistente o muy bajo; eliminación de la comisión de apertura, o plazos más largos. En Préstamos Ideales ponemos a tu disposición una buena cantidad de opciones de financiación que pueden ser muy interesantes a la hora de adquirir un bien o darte el capricho que desees. Eligiendo una cuota cómoda y unos plazos razonables. Financiar tu compra puede ser más fácil y cómodo de lo que piensas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba