tarjetas revolving

¿Qué es una tarjeta revolving?

Las tarjetas revolving se han hecho muy conocidas últimamente por diversos factores. Generalmente, de forma negativa. Bien es cierto que si no utilizas tus tarjetas correctamente, puedes aumentar tu nivel de deuda hasta límites muy altos, lo cual nos llevaría a estar sobreendeudados. Las posibilidades de entrar en quiebra, sí, en quiebra, son altas. Deseamos contarte todo sobre estas tarjetas y cómo puedes utilizarlas para poder aprovecharte de ellas. Las tarjetas revolving no tienen por qué ser una pesada losa.

¿Cómo funciona una tarjeta revolving?

Para entenderlas, debemos conocer la etimología del término revolving. Esta palabra podemos traducirla como revolvente o rotario, y aplicada a una tarjeta que permiten aplazar los pagos con intereses, pero de una manera diferente a una tarjeta de crédito. Cuando compramos algo a crédito, el banco o la financiera nos da la oportunidad de pagarlo al mes siguiente con unos intereses. En el caso de las tarjetas revolving es diferente. Se permite también el aplazamiento en los meses que deseemos, pero con un interés cada mes. El dinero ha de devolverse en unos plazos y con intereses.

A medida que vamos amortizando el crédito de la tarjeta revolving, éste vuelve estar disponible para gastar. Aquí es cuando debemos tener cuidado, ya que si vamos gastándolo, ya no solo agotaremos el crédito, sino que estaremos provocando cada vez más intereses. Esa es la razón de la deuda que va generando esta tarjeta. A medida que se va haciendo mayor, cuesta mucho más de ir amortizando.

¿Qué limite de crédito tienen las tarjetas revolving?

El límite de crédito de estas tarjetas es variable, pero lo habitual es encontrar cantidades elevadas, de hasta 6000 €. Conviene reseñar que estas tarjetas son comercializadas tanto por entidades bancarias como financieras, y suponen un gran atractivo para ellas. Cuando cuentan con intereses altos, en muchos casos mayor del 20 %, los beneficios que tienen son muy elevados. Igualmente, puede que tengas una tarjeta revolving con un límite de crédito predefinido, y a medida que la vayas utilizando y agotando, se aumentará automáticamente. Conviene ser muy cuidadoso con el uso, ya que sin darnos cuenta podemos acumular una deuda muy alta.

¿Y los intereses?

No todas las tarjetas revolving aplican intereses altos. El problema será cuando la TAE es elevada, hablamos de unos tipos mayores del 15 %. Por norma general, un préstamo al consumo suele tener un interés medio del 7 %. Las tarjetas revolving ofrece unas tasas superiores, y ya hay multitud de sentencias ganadas.

La más conocida es una del 4 de marzo de 2020 del Tribunal Supremo, que determinó que una tarjeta revolving con una TAE el 27 % que era directamente usuraria. Esta es la razón por las que, a partir de ese momento, muchas entidades bancarias y financieras rebajaron el TAE de sus tarjetas revolving a un interés que ronda el 20 %, que aún así sigue siendo muy alto.

Desafortunadamente, la legislación española no impide que una tarjeta tenga un interés exagerado. En todo caso, la concienciación sobre este tipo de tarjetas ha ido en aumento, y se está tratando de evitar poner intereses que puedan ser considerados usurarios. Si un cliente de una tarjeta revolving se decide al pleitear, tiene muchas posibilidades de éxito, ya que la sentencia del Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia y un precedente. Como curiosidad, la Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios, conocida como Ley Azcárate, sigue vigente. En sus artículo tercero cuarto determina dos aspectos muy relevantes.

La ley Azcárate de 1908

Art. 3.º

Declarada con arreglo á esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.

Art. 4.º

Si el contrato cuya nulidad se declara por virtud de esta Iey es de fecha anterior a su promulgación, se procederá a liquidar el total de lo recibido por el prestamista en pago del capital prestado e intereses vencidos; y si dicha cantidad iguala o excede al capital o interés normal del dinero, se obligará al prestamista á entregar carta de pago total y a favor del prestatario, sea cual fuera la forma en que conste el derecho del prestamista.

Si la cantidad es menor que dichos capital e interés normal, la deuda se contraerá á la suma que falte, la que devengará el interés legal correspondiente hasta su completo pago, y si no se hubiere satisfecho por el prestatario cantidad alguna, se reducirá la obligación al pago de la suma recibida y el interés normal.

Es decir, en caso de llegar a un juicio y que el juez determine que tengas razón, el contrato de esa tarjeta sería considerado nulo y solamente tendrías que devolver el capital prestado sin intereses. Además, se te retornaría todo lo pagado de más al concepto de intereses usurarios.

¿Cómo puedo saber si mi tarjeta es revolving?

Puede que tengas una tarjeta de este tipo y no lo sepas. Puedes descubrir fácilmente si la tarjeta que utilizas es revolving o no. Generalmente, en el contrato que has firmado suele venir tanto la tasa TAE como la modalidad dentro de la clase en la que se engloba el producto. Las entidades bancarias y financieras no lo esconden, si la tarjeta es revolving así quedará expresado en el contrato.

Siempre es muy interesante que estés atento al tipo de interés que se aplica en tu tarjeta. Si es elevado, estarás destinando mucho dinero a pagar los intereses y poco para amortizar el capital. Si tienes una tarjeta revolving y no la estás utilizando es buena señal, tu economía no la necesita. Si por el contrario la usas, te daremos una serie de consejos para que no entre en una espiral de deudas.

¿Qué bancos tienen tarjetas revolving?

Este tipo de tarjetas se comercializa por parte de entidades bancarias y financieras. Entre los bancos que cuentan con tarjetas revolving entre sus productos podemos encontrar CaixaBank, BBVA o Banco Santander. Entre las entidades financieras más conocidas que ofrecen tarjetas revolving encontramos a WiZink, Carrefour Pass, Ikea Visa, Iberia, esta a través de BBVA, o Cetelem. Por tanto, se trata de un producto de uso muy común y extendido, probablemente en tu cartera tengas alguna tarjeta de estas características y todavía no lo sepas.

tarjetas revolving 1

¿Cómo reclamar o denunciar una tarjeta revolving ?

De manera general, la forma más procedente y lógica de actuar es iniciar una reclamación amistosa con la entidad bancaria o financiera. En este caso, puede llegarse a un acuerdo y dicha entidad devolver los intereses cobrados de más si la tarjeta está aplicando una TAE mayor del 20%.

Otra posibilidad, de la cual se suele hacer uso cuando la entidad se niega a devolver este tipo de intereses, es iniciar una reclamación judicial. En este caso, deberás tener a mano el contrato que firmaste en su momento, así como todos los extractos abonados con tu tarjeta. Si lo solicitas a la entidad, está en la obligación de proporcionártelo. Si se niega a hacerlo, lo mejor es que recurras a un abogado para que éste lo reclame por la vía judicial.

Hay muchos despachos de abogados especializados en derecho bancario que pueden analizar tu contrato y determinar si es o no viable el inicio de una reclamación judicial. De hecho, no todas las tarjetas de este tipo pueden ser reclamadas en los juzgados. El estudio de tu caso suele ser gratuito o tener un coste bastante económico. En el caso de que la reclamación judicial sea viable, ellos se encargarán de iniciar el proceso, no teniéndote que preocupar de nada más.

La minuta del despacho de abogados es variable. De manera general, si tu caso llega a juicio y no se gana, el despacho no va a cobrarte nada. Si la justicia te da la razón, caso más que probable, el despacho puede cobrar los costes, que a ti no te supone ningún tipo de desembolso, o bien aplicarte una tarifa que suele ser del 20% del dinero que te devuelva esa entidad. Los juzgados están recibiendo muchísimas peticiones por parte de particulares que se están animando a denunciar los intereses abusivos. Dependiendo del juzgado que te toque, el proceso se puede resolverse en meses o bien llevar más de un año.

Cómo calcular devolución de la tarjeta revolving

El interés que aparece en el contrato que firmamos hemos de compararlo con el interés publicado por el Banco de España en sus estadísticas. Si el interés que pagas es superior al fijado por el Banco de España en el mes y año en el que firmaste tu contrato, es muy probable que sea considerado como usurario por el juzgado y puedas reclamar tu tarjeta revolving.

En Internet tienes a tu disposición una buena cantidad de calculadoras gratuitas sobre el coste de la devolución de tu tarjeta revolving. Pero la forma más exacta de poder calcularlo es aportar toda la documentación a un abogado especializado en derecho bancario, junto con el contrato y los recibos de pago de tu tarjeta.

Cómo usar bien tu tarjeta revolving

Tener una tarjeta revolving no tiene por qué ser negativo. Sabemos que este tipo de tarjetas nos pueden sacar de un apuro en un momento determinado. Sin embargo, si las empleamos sin control y nuestra capacidad económica es limitada, podemos llegar a la insolvencia.

Esto nos llevaría a otro problema añadido, en el caso de no abonar las cuotas en tiempo y forma, podríamos ser incluido en una lista de morosos. Esto sí que podría llegar a suponer un problema, ya que nuestro rating crediticio bajaría de manera espectacular y no podríamos disponer de créditos bancarios hasta que no abandonásemos estos ficheros.

Para utilizar bien tu tarjeta revolving, el primer paso que has de dar es tratar de cambiar el chip. Si es posible, paga todo lo que puedas a débito, sobre todo si no tienes necesidad de hacerlo a crédito. La cantidad de intereses que vas a ahorrar te permitirá ir recobrando tu libertad económica. Se trata de que, con esta medida de educación financiera, puedas ir adquiriendo confianza y tener una economía mucho más saneada.

También es extremadamente importante conocer cómo es tu tarjeta, saber qué tasa  de interés tiene. Es importante que repases el contrato y conozca ese dato. Si tomas la calculadora y haces números, podrás comprobar cómo se te puede estar escapando el dinero si haces uso de la tarjeta revolving. Puedes cambiar la modalidad de pago. Mucho mejor que tener el pago aplazado, que genera intereses que se van acumulando, es pagar a mes vencido. Es decir, las compras que realices en un mes se abonarán al principio del siguiente. Aunque lo hagas con una tarjeta revolving, que es el sistema de pago no genera intereses.

Si tienes deuda acumulada y la vas pagando sin problema, aprovecha esos momentos de bonanza económica para ir amortizando saldo que te quede pendiente. Aprovecha parte de las pagas extras o cualquier ingreso extraordinario, como la devolución de la declaración de la renta, para ir ganando independencia financiera.

¿Y si no puedo pagar mi tarjeta revolving?

A veces pasa, hemos generado tal cantidad de deuda que a pesar de ir realizando los pagos periódicamente, el capital amortizado baja de manera muy lenta. En estos casos es recomendable adoptar dos medidas diferentes.

La primera de ellas podría ser hablar con la entidad financiera. Si tu tasa anual equivalente es muy elevada, puedes hacer referencia a la ley que te hemos comentado anteriormente, expresar tu disconformidad a iniciar una reclamación amistosa. Puede que la entidad considere rebajar esa tasa de interés a alguna menor. Ya de ti dependería la medida de tomar acciones legales, tal y como hemos indicado anteriormente. Sopésalo con cautela, porque no todas las tarjetas revolving son objeto de reclamación.

La segunda medida de solicitar un préstamo personal con interés más pequeño el que tenga la tarjeta. Una vez que tengas el dinero, puedes amortizar todo el saldo pendiente y darla de baja. Efectivamente tendrás que pagar el préstamo, pero a un precio bastante menor. Si desea saber cómo cancelar un préstamo, en este caso el de una tarjeta, aquí te lo contamos.

Por lo demás, las tarjetas revolving llevan más tiempo con nosotros del que imaginas. Bien utilizadas son un recurso interesante, pero tener el control de tus gastos ayudará a que puedas aprovecharte de ellas de la mejor forma posible.

Ir arriba