tipos de tarjetas de crédito

Los diferentes tipos de tarjetas de crédito

Las compras a crédito son algo de lo más habitual, por lo que el uso de este tipo de tarjetas está cada vez más extendido. Pero no todas son iguales, existen diversos tipos de tarjetas de crédito que has de conocer. Ya que, si bien todas permiten disponer de un dinero que no tenemos, no todas lo hacen de la misma manera. Elegir la que más se adapte a tus hábitos es siempre la opción más acertada.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Ya te comentamos en un artículo anterior cuáles eran las diferencias entre la tarjeta de débito y la de crédito. Esta última es un producto bancario que nos permite disponer de un capital. Ya sea en efectivo o para efectuar compras, y que puede ser mayor al de nuestro saldo bancario. No es más que un préstamos del cual podemos tomar una parte o el total del mismo, e ir abonando en mensualidades. Con un interés, o por la totalidad del saldo dispuesto, sin intereses.

Tipos de tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito pueden clasificarse de diversas formas, pero la más sencilla de entender es esta que hemos elaborado:

  • Tarjeta de crédito estándar: este tipo de tarjetas permite aplazar las compras. Hasta el mes siguiente en su totalidad, que no devenga intereses. Si se decide fraccionar el pago o sacar efectivo con ella, se aplica un interés por parte del banco.
  • Tarjeta revolving o de pago fraccionado: si bien, las tarjetas revolving no gozan de buena fama, no son un mal producto si se utilizan correctamente. Puedes, como la estándar, pagar la compra en una totalidad al mes siguiente sin intereses; o fraccionarlas en mensualidades. Pagarás un porcentaje del saldo dispuesto o una cantidad fija mensual. En ambos casos se aplican intereses.
  • Tarjetas de crédito universales: cada entidad bancaria emite las suyas bajo la denominación VISA o MasterCard generalmente. Pueden usarse en cualquier lugar del mundo sin ningún problema, ya que esas plataformas están plenamente implantadas.
  • Tarjetas de crédito privadas: el caso de las famosas American Express. Estas se solicitan directamente a esa entidad y quedan asociadas a nuestra cuenta bancaria. El pago de las compras se efectúa al mes siguiente y no devenga intereses; pero la tarjeta tiene un coste anual variable.

¿Son interesantes las tarjetas de crédito?

Sin lugar a dudas, se trata de un producto muy conveniente para tener siempre a mano. En España hay casi el doble de tarjetas de crédito que de débito. Y en los periodos de crisis, su uso se dispara. Gracias al saldo de las tarjetas de crédito, muchas familias pueden capear de mejor manera la incertidumbre económica. Máxime cuando el problema generado por el COVID-19 ha disparado el uso de los pagos con tarjeta en detrimento del efectivo.

A la hora de elegir unos de los diferentes tipos de tarjetas de crédito, podemos contactar con nuestra entidad bancaria. Generalmente ofrecen una al hacerte cliente, y se dispone de un saldo variable dependiendo del historial crediticio de quien la solicita. Si nos hacemos con una, conviene leer detenidamente las condiciones de contratación. Su coste anual, si lo tiene, y el interés generado al aplazar los pagos.

Las tarjetas de crédito permiten que podamos disponer de cierto colchón económico en algunos momentos. Igualmente, sus beneficios van más allá de poder aplazar los pagos. Ya que algunas tienen un retorno en forma de efectivo sobre un porcentaje de las compras, permiten acumular puntos para canjear por regalos; o bien, disponen de interesantes seguros a la hora de viajar o comprar algunos productos. ¿Por qué no aprovecharse de las ventajas de los diferentes tipos de tarjetas de crédito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba