historia de la tarjeta de crédito

Historia de la tarjeta de crédito: cómo nació y su evolución

Las tarjetas de crédito son un elemento de pago excelente, siempre y cuando las usemos bien. De no hacerlo, la deuda generada por una tarjeta de crédito se hace pesada de pagar. Puede que se haya de recurrir a un préstamo para cancelar las deudas que generan. Pero la historia de las tarjetas de crédito nos ha hecho ver cómo se convirtió en un cómodo sistema de pago; y también en la obtención de dinero en efectivo.

La tarjeta de crédito en la historia

En la Grecia clásica, hace más de 2.000 años, ya se usaba una especie o tarjeta de crédito primigenia. Era una carta de pago, o garantía, está servía para comprobar las finanzas de las personas que querían comprar tierras, embarcaciones o más propiedades y esclavos, pudieran afrontar ese futuro pago al ser una persona fiable y recta. En definitiva, que tenía un historial financiero adecuado.

Tendremos que llegar hasta 1914, cuando la compañía Western Union emite lo que es la primera tarjeta de crédito, que se proporcionaba a sus clientes especiales. Permitía una línea de crédito sin coste y un trato más especial. ¿Te suena? Diez años más tarde, la  General Petroleum Corporation utiliza la misma estrategía para adquirir combustible en sus establecimientos.

En 1949 se produce un acontecimiento que da lugar a la tarjeta de crédito tal y como la conocemos. Tres hombres de negocio cenan en Nueva York, concretamente en el Major’s Cabin Grill, y uno de ellos, Frank X . McNamara, ha olvidado su billetera en casa, con lo que su mujer ha de llevársela. El apuro que pasa es importante, y entre los 3 piensan una manera de que esto no vuelva a pasar. Mc Namara, Ralph Sneider y Alfred Bllomingale ponen un año más tarde en marcha la famosa Diners Club.

Se enciende la mecha

Aunque en un principio no tuvo demasiado éxito, solo 14 restaurantes en Nueva York la aceptaban, para finales de 1950 el salto había sido exponencial. Comenzando una historia que no ha tenido fin. 1958 fue el año de nacimiento de VISA y de American Express. Las tarjetas de crédito comenzaron su expansión, ya que poseer una era, y sigue siendo, un símbolo de solvencia y estatus. Nos permite disponer de un dinero que no tenemos para efectivo o compras, ya que el banco es el que avala nuestra solvencia.

1979 es el año de la llegada de MasterCard, y desde entonces, es uno de los medios de pago favoritos. La tarjeta de crédito goza de buena salud, saque el número de ellas y operaciones asociadas no para de crecer a nivel global. Las tecnologías contactless, así como los pagos por medio del teléfono móvil, las tarjetas virtuales o el smartwatch son realidades que han dado mayor impulso a la popularización de estas tecnologías.

¿Y en España?

La tarjeta de crédito llegó a España de manera regular en 1978. La primera fue emitida por el Banco de Bilbao, y estaba a nombre de  Carlos Donis de León. Actualmente, y tras el boom de los 80, más del 70 por ciento de españoles tiene una. Somos, tras el Reino Unido, el segundo país de Europa en cuanto a número de emisión de tarjetas de crédito.

Todos los bancos y cajas, además de entidades crediticias, emiten sus propias tarjetas de crédito. Pagar con ellas supone una ventaja siempre y cuando sean utilizadas con lógica y cabeza. De no hacerse, el importe de la deuda puede no parar de crecer y hacer que sean difíciles de pagar. Siempre es conveniente saber el interés que tienen y elegir la que más se adapte a nuestra forma de comprar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba