financieras fantasmas

Financieras fantasmas, cómo evitar una estafa

El espectro de opciones de financiación que puedes encontrar en Internet es bastante amplio. Dispones de productos online personales, que conceden hasta 1000 € en un plazo de 1 semana. Y otro tipo de préstamos de carácter rápido que te permiten obtener hasta 10 000 € en un plazo máximo de 48 horas. Estos últimos también tienen su versión mini, aportando una cuantía que no suele superar los 900 €. Sin embargo, al igual que prolifera su consumo, también lo hacen las financieras fantasmas, entidades con una operativa fraudulenta.

¿Cómo operan las financieras fantasmas?

Generalmente, estas empresas no realizan las acciones acordadas con el usuario. Su modus operandi, en algunos casos, consiste en hacer falsas promesas. Inclusive afirman que tienen la facultad de realizar acciones que no se contemplan en las leyes. Como, por ejemplo, sacar a un usuario de los listados de morosos, sin haber pagado sus deudas.

¿Cómo evitar una estafa?

A pesar de que se corre cierto riesgo al pedir un préstamo a través de Internet, hay formas de evitar una estafa. La revisión de algunos atributos de las propias páginas web y de las opiniones de los usuarios, puede evitarte un susto.

No se puede asegurar con total certeza si una página web es segura. No obstante, existen algunos elementos que puedes analizar para reconocer cuando estás frente a una alternativa falsa.

Aspectos a tener en cuenta

Entre los aspectos que puedes comprobar al acceder a la web de un prestamista están:

– El certificado SSL: cuando una web cuenta con este certificado, se garantiza que los datos personales que se envían mediante sus componentes estén cifrados. Solo el receptor podrá manipularlos. Este aspecto se comprueba en la barra de direcciones. Si la URLdel sitio comienza por HTTPS, quiere decir que contiene dicho certificado.

– El aviso legal: en este apartado tienes acceso a toda la información real de la empresa o la sociedad mercantil. Puedes comprobar sus datos, ya sean el nombre, la dirección, el CIF o el teléfono. Igualmente, te brindan las reglas o las normativas de navegación de la página web.

– Los comentarios hechos en la página web: al revisar este particular, tienes acceso a la opinión de otros clientes. Lo cual es útil para conocer su experiencia tanto con la entidad financiera como con sus productos.

– El proceso de préstamo: debes tener presente que consta de cuatro pasos generales. El primero de estos es la solicitud del cliente. El segundo y el tercero dependen de la entidad financiera. Se trata de la aprobación y entrega del dinero. Siendo el cuarto el pago de las cuotas fijadas.

Finalmente, cuando un prestamista solicita una comisión antes de aprobar un préstamo, puede tratarse de una financiera fantasma. Has de estar alerta ante este tipo de comportamientos. En Préstamos Ideales puedes comparar financieras seguras que te ofrecen precios competitivos en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba