Préstamos sin intereses

Préstamos sin intereses

Los préstamos sin intereses son aquellos en los que el prestatario solo está obligado a devolver el capital obtenido. Esto no significa que sean gratuitos, ya que en ocasiones se aplicarán gastos y comisiones. Además, si el prestatario no paga a tiempo también se aplicarán intereses de demora. A continuación, se aclara la cuestión y se analizan sus ventajas e inconvenientes.

Préstamos sin intereses: ¿mito o realidad?

El préstamo es, según el Código Civil, una operación esencialmente gratuita. Sin embargo, a nadie se le escapa que, en la mayoría de los casos, el prestamista quiere hacer negocio por arriesgar su dinero.

Este uso del préstamo es legal, legítimo y cuenta con gran aceptación, siempre que los intereses no sean abusivos. De hecho, la usura está prohibida por el ordenamiento jurídico español. Entonces, ¿significa esto que un préstamo sin intereses es gratuito?

Cómo funcionan los intereses de un préstamo

Para responder a la anterior pregunta hay que saber cómo funcionan los intereses de un préstamo. En primer lugar, cabe diferenciar entre:

– Intereses remuneratorios. Se trata de un porcentaje que se aplica sobre el dinero prestado para calcular cuánto va a pagar el prestatario al prestamista. En definitiva, es el precio de la operación. Suele determinarse según un tipo de interés nominal (el famoso TIN).

– Intereses de demora. Son un tipo de interés que se aplica como sanción por el pago tardío de las cuotas. Al igual que ocurre con los intereses remuneratorios, el prestamista puede exigir el tipo de interés que considere oportuno, siempre que lo consigne en el contrato de préstamo.

En definitiva, cuando se utiliza la expresión “préstamo sin intereses” se hace referencia a los remuneratorios. Dicho de otro modo, si el prestatario se retrasa en el pago todavía tendrá que pagar los de demora. Pero, si el prestatario paga a tiempo, ¿será gratuito su préstamo sin intereses?

Los gastos y comisiones

La anterior pregunta vuelve a tener «truco», ya que la mayoría de préstamos tienen asociados una serie de gastos y comisiones. Por tanto, aunque no tengan intereses, seguirán teniendo estos costes. Por eso suele utilizarse la TAE para comprobar el precio real del préstamo. La TAE es la suma del TIN más estos gastos y comisiones.

Entonces, ¿conviene solicitar un préstamo sin intereses?

En definitiva, este tipo de préstamos son reales, pero no gratuitos. Sin embargo, dadas sus grandes ventajas conviene solicitarlos antes que otro tipo de créditos (si existe la posibilidad).

Aunque sus costes asociados suelen ser mayores, en el cálculo final del precio tienden a ser más económicos. Así, los préstamos sin intereses tienen ciertas ventajas (no se paga TIN) e inconvenientes (sí se pagan otros costes) pero suelen ser rentables. Para comprobar si son más baratos que otros productos financieros solo habrá que comparar la TAE de ambos.

En Préstamos Ideales puedes encontrar y comparar las mejores opciones de préstamos online. La mejor opción para hacer una búsqueda sencilla y ahorrar tiempo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba