préstamos lingüísticos

Préstamos lingüísticos

Cuando se habla de préstamos, siempre se dibuja en la mente la imagen del préstamo monetario. ¡Pero hay otros tipos bastantes curiosos! Los préstamos lingüísticos son uno de estos casos. Seguro que los utilizas en tu día a día. ¡Lee y verás que es verdad!

¿Qué son los préstamos lingüísticos?

Con bastante frecuencia, las lenguas incorporan a su vocabulario palabras de otro idioma. Normalmente, esto se debe a que el uso de una palabra extranjera comienza a ser muy habitual entre los hablantes. Es lo que se conoce como un préstamo lingüístico: un idioma toma «prestada» una palabra de otro.

Con ejemplos vas a entenderlo mucho mejor; además, vas a ver que los préstamos lingüísticos pueden dividirse en varios tipos.

Palabras extranjeras no adaptadas

Toma como ejemplo las palabras de otros idiomas que se usan con frecuencia al hablar español. Seguro que sabes unas cuantas: el software del ordenador, el router para la señal de Internet, el tip cuando se quieren dar consejos… Todas estas palabras del inglés se utilizan a menudo, pero todavía no están reconocidas por la Real Academia Española como parte del español. Por eso, se escriben en cursiva.

Un préstamo lingüístico del italiano que te sorprenderá es pizza. Pese a los años de uso, ¡esta palabra no está adaptada!

Palabras extranjeras sí adaptadas

En ocasiones, ocurre que una palabra extranjera se adapta a la lengua que la toma prestada. En este caso se habla de extranjerismos adaptados. Consiste en ajustar dicha palabra a la gramática y fonética propias de ese idioma que la adopta.

Mira estos ejemplos: el anglicismo ticket tiene su versión adaptada al español como tique. La palabra francesa gourmet (para referirse a los gustos culinarios exquisitos) tiene su adaptación al español en gurmé. Otros ejemplos, muy usados en el mundo empresarial, son marketing y manager; ambos anglicismos han dado origen a márquetin y mánayer.

Aunque, en estos últimos casos, las personas generalmente prefieren seguir usando los anglicismos. Como has podido ver, los préstamos adaptados se escriben en letra redonda.

Palabras sin traducción o xenismos

En estos casos, la palabra forma parte de elementos culturales o muy concretos de la lengua extranjera, que no tienen un equivalente en la lengua prestataria. Un ejemplo son las armas japonesas como el shuriken o el nunchaku; o las artes marciales como el ninjutsu jiujitsu.

Por otro lado, también encontramos el calco semántico. Este se da cuando se adopta una expresión extranjera mediante su traducción literal. Por ejemplo: black friday a viernes negro, o mass shooting a tiroteo masivo.

El préstamo lingüístico monetario

Por último, recuerda que en el ámbito financiero puedes pedir préstamos lingüísticos. O sea, el crédito que necesitas para financiar tus estudios de idiomas (pagar la academia, estudiar en otro país, las tasas de los exámenes oficiales, entre otros. En Préstamos Ideales puedes encontrar y comparar distintos financieras para poder ampliar los conocimientos lingüísticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba