origen de los préstamos

Origen de los préstamos

La necesidad de conseguir dinero adelantado es casi tan antigua como la civilización. El origen de los préstamos tiene una historia que se remonta a muchos años atrás; se puede decir que está entre los trámites financieros más antiguos. Podemos registrar su origen hasta la Edad Antigua, momento en el que se alzan los primeros imperios. ¿Dónde surgió exactamente? Descúbrelo en esta entrada

Origen de los préstamos en Mesopotamia

Los primeros registrados sobre los préstamos aparecen hace más de 3000 años en Mesopotamia. Se dice que las primeras financiaciones se realizaron entre amigos y familiares. Mientras, en otros mercados se realizaban contratos más formales que incluían intereses de por medio. Así, que podría decirse que se formalizaron de una forma muy rápida. Aunque fueron griegos y romanos quienes más se dedicaron a esta actividad. Gracias a esta práctica, ambas civilizaciones lograron prosperar.

Además, los préstamos solían ser rápidos al estar destinados a pagos puntuales. En el caso de los romanos, se llegaron a establecer legislaciones específicas para controlar los intereses. De esta forma, se trató de poner fin a los abusos, e incluso, acabar con la pena de esclavitud por impago de deudas.

La llegada de la Edad Media

Con la caída del Imperio romano y la expansión del cristianismo, los préstamos cayeron casi en el olvido. Esto se debió a que la economía cayó en quiebra ; además que la moral cristiana estaba en contra de la acumulación de riquezas. Era común acusar de usureros a los pocos prestamistas que existían, los cuales solían ser judíos. Si alguna vez te preguntaste el porqué del odio a este pueblo, fue precisamente por su dedicación a las finanzas y el origen de sus préstamos.

Los judíos gracias a su constancia como prestamistas, llegaron a amasar verdaderas fortunas. Estas eran tan grandes que financiaban reinos enteros y todo tipo de empresas. Además, ofrecían intereses del 0 % a miembros de su comunidad, algo que no hacían con el resto de personas.

La modernidad y la llegada del mundo contemporáneo

La economía empezó a crecer con fuerza, y con ella los préstamos. Los viajes de los descubridores como Colón cuando descubrió América, fueron financiados con préstamos. El propio Carlos V, emperador de Alemania, solicitó dinero a los nobles que gobernaba. Esto era muy común entre los reyes y emperadores. Así, durante la Edad Moderna esta práctica se hicieron habitual, lo que se vió reforzado en el siglo XVIII; momento en el que se crearon los primeros bancos comerciales.

Sin un crecimiento apabullante de la riqueza, todo esto no habría sido posible. Gracias a ello, en la actualidad podemos encontrar un amplio abanico de ofertas de préstamos. Los cuales se adaptan a las condiciones de cualquier persona.

En definitiva, el origen de los préstamos ha sido y seguirá siendo parte de la historia y del desarrollo de la civilización. Durante su paso a través del tiempo se encontró con altibajos, como en la Edad Media; pero lograron subsistir por su utilidad y la necesidad que existía. En la actualidad las finanzas están al alcance de todos a solo un clic. En Préstamos Ideales puedes encontrar financiación desde 300 euros en tan solo 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba