qué es un concurso de acreedores

Qué es un concurso de acreedores

En este artículo te vamos a contar qué es un concurso de acreedores,

En este artículo te vamos a contar qué es un concurso de acreedores, pero desde un punto de vista interesante.

Estarás de acuerdo conmigo que si las ventas de tu negocio se ralentizan puede ser habitual y que con algunas acciones puntuales todo vuelva a la normalidad, pero si tus ventas se paran en seco y de forma continuada durante varias semanas o incluso meses tienes verdadero problema que debes resolver de forma inmediata.

Intuyes que ya no vas a aguantar y sabes que tus recursos son limitados y no vas a llegar. Se van a agotar si no haces nada. Tus proveedores, empleados, y otros gastos no podrán ser atendidos. Si todo sigue así, tu negocio se puede ir a pique.

Bien, pues que sepas que la ley tiene un instrumento llamado concurso de acreedores que, está para ayudar al empresario en estas difíciles circunstancias.

Te estarás preguntando como funciona exactamente y como te puede ayudar.

Este término tan oído en prensa hace referencia a un proceso en el cual se trata de dar una salida a una empresa que tiene problemas económicos. Si desconoces qué es un concurso de acreedores, lo explicamos de manera sencilla para que no tengas dudas. ¿Te suena lo que es la suspensión de pagos? Tiene mucho que ver, ya que esta era su antigua denominación. Y ya podemos adelantar que se trata de un proceso largo y complejo.

Cuando termines este artículo vas a saber qué es un concurso de acreedores, en qué momento lo puedes utilizar y en qué circunstancias puede ser una buena solución para tus problemas. Te vamos a explicar sus fases y si es efectivo o no este procedimiento. Finalmente te indicaremos que otras soluciones puedes adoptar antes de llegar a la catástrofe.

Concurso de acreedores: en qué consiste

El mundo empresarial es complejo y no todos los empresarios consiguen llegar a sus objetivos. Los problemas crecen y los impagos acechan. Es momento de actuar y hacer que el concurso de acreedores sea una salida correcta ante este tipo de problemas. El objetivo de un concurso de acreedores es evitar la quiebra, y que los proveedores y empleados reciban sus adeudos. Es decir, es un tipo de salida negociada en la cual se evita la desaparición de la empresa.

concurso de acreedores convenios

El concurso de acreedores puede solicitarse por empresas, autónomos, y también por personas físicas. Ante una situación de deuda que no es posible atender por los medios habituales. El concurso de acreedores es una solución adecuada. En España, el concurso de acreedores se rige por la Ley 22/2003 de 9 de julio, modificada por Ley 38/2011, de 10 de octubre

Tipos de concurso de acreedores

Los concursos de acreedores pueden solicitarse mediante dos vías, la voluntaria y la forzosa.

  • Voluntaria: En ella es la propia empresa, el autónomo o la persona física quién solicita el concurso, como paso previo para evitar la quiebra. Es la manera habitual, ya que, al tratarse de un proceso judicial, no solicitarlo y llevar deliberadamente a la empresa a la quiebra puede llegar a suponer fuertes sanciones. Cuando se produce una solicitud de concurso de acreedores voluntaria, el deudor ha de demostrar su incapacidad para poder hacer frente a los pagos.
  • Forzosa: Es solicitada por alguna persona que se ve perjudicada por la falta de abono de salarios, o por un proveedor que no cobra. Acude a los tribunales con el objeto de solventar esta situación y percibir lo que se le adeuda.

Fases del concurso de acreedores

Este proceso, tras su llegada al juzgado, es valorado por el juez, que es quien determina si se admite o no a trámite. En caso positivo, se nombra un administrador concursal. Esta figura es clave y permite que las cuentas se saneen y quien reclama su dinero lo cobre. Es la conocida como Fase Común del concurso. El administrador analiza la información que obre en su poder para poder actuar conforme a la mejor manera.

Concurso de acreedores - administrador concursal

1. Fase de Convenio

Tiene lugar si hay visos de supervivencia. Hay que elaborar un plan de viabilidad. Podríamos decir, el último paso previo a la liquidación. En España, el 90 por ciento de las empresas que se someten a concurso de acreedores acaban siendo liquidadas. También decir que la mayoría de las veces ocurre porque se actúa demasiado tarde. Si hay acuerdo, hay que establecer la manera en la cual los acreedores van a cobrar. Esto se hace mediante las siguientes figuras legales:

  • Acuerdos de quita: en el que la ley permite una quita del capital adeudado pero que los acreedores deben estar de acuerdo.
  • Acuerdos de espera: en el que los acreedores aplazan el vencimiento de las deudas, par que se pueda pagar por parte del interesado.

2. Fase de Liquidación

Desemboca de manera ineludible en la desaparición de la empresa, en su extinción. Esta fase puede ser solicitada por el propio juzgado o por los propios acreedores.

3. Fase de Calificación

En esta fase el juez dictamina si el concurso será catalogado como fortuito o como culpable.

Será considerado culpable cuando haya evidencias claras de que en la insolvencia ha habido dolo o culpa grave del deudor. La ley establece diferentes causas entre las que se encuentran:

  • Incumplimiento de la obligación de llevar al día la contabilidad o supuestos de doble contabilidad.
  • Falsedad de inexactitud grave en los documentos de la solicitud del concurso.
  • El alzamiento de bienes.
  • Salidas de patrimonio del deudor de dos años antes del concurso.
  • El no solicitar el concurso, lo que es un deber.
  • No colaborar con el juez.

Una de las consecuencias del que el concurso de acreedores sea culpable es la inhabilitación para administrar durante 2 a 15 años los bienes ajenos, además de representar a cualquier persona durante el mismo tiempo.

Como consejo en esta fase además de hacer las cosas bien, lo más importante es tener un buen entendimiento con el administrador concursal que una vez pasado el tiempo hará un informe al juez según sus criterios.

4. Fase de liquidación

Es la consecuencia de la de liquidación de la empresa o cuando no hay acuerdo con los acreedores en el convenio; ya que este resulte lesivo para sus intereses. El término de calificación viene dado por la denominación de fortuito o culpable. En el primer caso, no se considera a los administradores de la empresa como responsables de la situación. Por tanto, no han de responder con su patrimonio personal. En el caso de calificación culpable, los administradores responden con su patrimonio y quedan inhabilitados para la administración por un plazo máximo de 15 años.

La Conclusión del Concurso corresponde a su finalización y a su causa. Como el cumplimiento del propio concurso, por cumplimiento del convenio, el pago de la deuda a acreedores.

¿Cuánto tiempo dura un concurso de acreedores?

Los concursos de acreedores son procesos largos, ya que hay que dejar tiempo a las partes para que tomen decisiones, pero los tiempos mínimos pueden estar entre 3 y 5 años. No obstante es muy difícil de determinar ya que las situaciones de cada empresa pueden llegar a ser muy diferentes. Decir que en este tiempo todas las deudas se paran hasta la conclusión del concurso.

¿Es efectivo el concurso de acreedores?

Aunque el objetivo del concurso de acreedores es evitar la bancarrota de la empresa y su liquidación, no suele ser así. En algunos casos se consigue llegar a un acuerdo, de tal forma que la deuda se negocie de diferentes maneras. Alargando los plazos o paralizando los pagos durante un tiempo. Todo lo que pueda resultar una tabla de salvación es motivo de esperanza. Sin embargo, cuando se llega a esta situación ya suele ser muy tarde.

Evitar el concurso de acreedores

El concurso de acreedores no es plato de buen gusto para nadie. Ni para empresarios ni para quienes dependen de él. Las causas principales de entrar en él son las siguientes:

  • No valorar las operaciones futuras, obviando sus riesgos.
  • No tener establecido un plan de futuro en el que se analice la viabilidad.
  • Ausencia de una gestión contable correcta.
  • Inversiones desproporcionadas sin valorar el retorno de lo invertido.
  • Mala gestión económica.
  • Alargar innecesariamente un proyecto que no tiene viabilidad.
concurso de acreedores - liquidación

Ser cautos y tomar decisiones correctas

Las consecuencias del concurso de acreedores son negativas. Porque aunque el proceso se resuelva satisfactoriamente y la empresa no se extinga, la imagen de la misma queda muy dañada. Puede producirse una falta de confianza en el futuro, impidiéndole la financiación o la obtención de créditos.

Nos encontramos en un periodo en el cual muchas personas sin experiencia se animan a emprender. Pero hay que valorar las consecuencias de sus decisiones. La mala gestión, en gran parte realizada de forma involuntaria, suele tener consecuencias fatales. Arriesgar el patrimonio personal y tener que responder con él ante los impagos puede terminar en ruina.

Contar con el apoyo financiero en forma de préstamo personal puede ser una buena opción para poder responder ante las deudas. En todo caso, siempre hay que sentarse con la calculadora en la mano y tener las ideas muy claras. Con una adecuada gestión económica por parte de profesionales, pueden evitarse problemas futuros.

Añadimos un video que te explicará de forma muy sencilla qué es un concurso de acreedores:

Ahora que ya sabes qué es un concurso de acreedores, sabrás entender que es un proceso complejo. Largo pero con un cometido claro, salvar a las empresas de la bancarrota. Contar con financiación como la que proporciona nuestro comparador puede ser una ayuda puntual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba