historia de la banca

Así comenzó la banca, una aproximación a su historia

La historia de la banca hunde sus raíces en lo más profundo de los tiempos. Hoy en día disfrutamos de una banca ágil, que está sabiendo modernizarse. Incluso huye de la presencia de oficinas físicas, pero no siempre ha sido así. Descubrimos cuál ha sido el devenir de la banca desde sus inicios.

La historia de la banca, sus inicios

Los bienes de los seres humanos siempre han tenido un fin comercial, sobre todo cuando tenían excedentes. Por ejemplo, el grano sobrante de una cosecha podía almacenarse o bien cambiarse por otros. Es el trueque, una forma de intercambio en la cual no existía un interés meramente económico, sino de supervivencia. Gracias a estos tratos, aceptados por todo tipo de culturas, se accedía a bienes que no se podían conseguir de otra forma.

Hemos de remontarnos a casi el siglo IX aC para ver un interés comercial. Desde entonces las semillas se comienzan a utilizar para realizar pagos de impuestos. En el antiguo Egipto, los cereales se almacenaban en lugares de propiedad del imperio, dándose registro de entrada y salida de los mismos. El grano se usa como forma de préstamos a agricultores y se comienza a vender en lugares fueras de sus dominios.

Cuando se descubrió que cambiar el grano perecedero por metales preciosos, se comenzó a transformar ese bien en dinero. En la Antigua Grecia, aparecen los primeros bancos, en los cuales habían funcionarios que prestaban dinero a cambio de un interés. Incluso aceptaban depósitos y emitían órdenes de pago. Nada muy diferente de lo que se sigue haciendo hoy día. China e India también emitían préstamos a quiénes tuviesen capacidad de devolverlos.

Evolución de la banca tal y como la conocemos

Es en el siglo XII cuando la banca toma la configuración que persiste en la actualidad, y se produce en algunas de las grandes ciudades de Italia. Los bancos servían para financiar empresas militares, es decir, la guerra. Además de servir de apoyo al comercio por mar. Toman su nombre debido a que se instalaban en plazas públicas. Pero en el año 1179 se produce un hecho decisivo que cambiará la banca para siempre. El concilio celebrado en aquel año prohíbe a los cristianos obtener beneficios económicos de los préstamos. ¿Quiénes son los que van a comenzar a lucrarse por ello? La comunidad judía, que toma el relevo de la cristiana en asuntos financieros.

En España es en el 1401 cuando se establece el primer banco. Se asienta en Barcelona y toma el note de Taula de Canvi, o Mesa de Cambio. Llega a ser el más importante de Europa y el primer banco público del continente.

Hacia la banca moderna

En los Países Bajos se establece la Bolsa de Valores que comercia con acciones. Se crean las transferencias y los cheques. ¡Todo ello en el siglo XVII! La posterior Revolución Industrial iniciada en Inglaterra en el siglo XVIII, fortalece el sistema bancario. Las colonias inglesas de Norteamérica inician su propio sistema financiero tras la independencia.

En el siglo XX y tras la Segunda Guerra Mundial, aparece la primera tarjeta de crédito en 1949 y el dinero comienza a digitalizarse. La manera de entender las finanzas cambia y la banca termina dando pie a lo que conocemos en la actualidad. Un largo recorrido a lo largo del tiempo en el cual ha sabido adaptarse a las necesidades de los usuarios. Dar una cara más amable en la cual prima tanto el bienestar de sus clientes como su faceta monetaria es ahora su cometido. Así se ha ido escribiendo la historia de la banca lo largo de los siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba