desistir de un préstamo

Desistir de un préstamo: lo que has de saber

Los productos bancarios son muy diversos y gozan de las mismas ventajas que un artículo de consumo. Entre este tipo de productos bancarios se encuentran los préstamos; y de los cuales podemos hacer uso de un derecho, el de desistimiento. Desistir de un préstamo es algo muy sencillo, te contamos todo lo que has de saber.

¿Qué es el derecho de desistimiento?

Se trata del ejercicio de la posibilidad de desistir o renunciar a un producto dentro de un plazo determinado. Para ello hay que cumplir con una serie de requisitos. Un préstamo no deja de ser un bien de consumo, por lo que se aplica la normativa vigente. En España está recogida en el BOE. Básicamente consiste en dejar sin efecto el contrato firmado por ambas partes.

¿Qué requisitos he de cumplir para desistir de un préstamo?

Para acogerse a él deben cumplirse principalmente tres requisitos; comunicarlo a la entidad; hacerlo dentro del plazo habilitado para tal y devolver el capital e intereses devengados. Entremos en más detalle sobre los mismos.

Comunicación a la entidad

Lógicamente, si por cualquier causa quieres renunciar a un préstamo ya concedido, has de comunicarlo al prestador tu intención de ello. Las entidades suelen poner a disposición de los clientes un documento de desistimiento. Pero puedes hacerlo por carta o un burofax. Siempre con algo que quede constancia de ello, no con una llamada telefónica. Si tienes dudas sobre a quién dirigirte, ponte en contacto con el servicio de atención al cliente de tu entidad.

Comunicarlo en plazo

Dispones de 14 días naturales para ello desde que se firmó el contrato. Recuerda que lo días naturales son aquellos que cuentan fines de semana y festivos. Si estás dentro de esas dos semanas justas, puedes desistir del préstamo concedido sin ningún problema.

Devolver capital e intereses

Si no necesitas el préstamo o has cambiado de opinión, el derecho de desistimiento te obliga obviamente a restituir el capital y los intereses devengados. Aquí la ley indica que dispones de 30 días naturales para hacerlo desde la fecha del desistimiento. Igualmente, no habrás de abonar ningún tipo de penalización o gasto extra por ello, ya que se trata de un derecho.

Aunque desistir de un préstamo es una opción beneficiosa como consumidor, siempre es conveniente elegir bien el producto deseado para evitar llegar a ese punto. Para ello, en Préstamos Ideales dispones de un extenso catálogo de créditos al consumo y que se adaptan a tus necesidades y posibilidades. Un estudio en detalle de ellos te dará las claves para poder escoger el que necesites. Y que tanto los plazos como el tiempo de devolución sea el adecuado.

¿Sabes ya lo que supone desistir de un préstamo? Recuerda cumplir con las tres premisas para poder acogerte a él y no te preocupes por el trámite; es bastante sencillo y no supone ningún tipo de problema. Tu historial crediticio no se verá jamás afectado por ello. No dejes nunca de conocer tus derechos como consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba